Inevitable que nuestros zapatos después de uso continuo y prolongado puedan producir mal olor. Sin embargo, existen algunos trucos sobre los cuales podemos valernos para de esta manera sentirnos frescos y sobre todo cómodos al momento de quitarnos los zapatos después de una larga jornada.

Bicarbonato de sodio

Infalible. En nuestro espacio, un agente para la limpieza del hogar. Este elemento químico natural tiene la capacidad de absorber tanto manchas, como olores o humedades, de ahí que sea el truco más recurrido para eliminar el mal olor de los zapatos.

¿Y cómo lo hacemos? Muy fácil, no tienes más que dejar caer una cucharada de bicarbonato en cada zapato, en las plantillas. Escámpalo bien y deja que actúe toda la noche. Ya verás como a la mañana siguiente ya parecen otros.

Talco

Los polvos de talco actúan del mismo modo que el bicarbonato de sodio. Tienen la virtud de absorber humedades y silenciar con ello el mal olor. En este caso dispones de dos opciones. Puedes poner un poco de polvos de talco en cada zapato y permitir que pasen así la noche, para después, quitarlos por la mañana.

 La segunda opción es también muy fácil y adecuada. Puedes aplicarte polvos de talco en la planta del pie, de ese modo limitamos la sudoración. Es muy útil y efectivo. Por supuesto que te recomendamos utilizar Pulvapies para dicho efecto. Sin lugar a dudas, producimos el mejor talco para pies del Ecuador y lo hacemos desde hace 60 años.
Cáscaras de cítricos
Otro remedio muy sencillo. Nunca tires la cáscara de limón o de tus naranjas, tampoco de las toronjas. Son muy prácticas para eliminar el mal olor de los zapatos, en este caso y como siempre, será adecuado que las introduzcas en ellos durante toda la noche. Es un acierto seguro.
Finalmente, el cuidado del calzado es importante:
  • Intenta no usar zapatos cerrados todos los días. Es malo para la salud de nuestros pies y favorece el mal olor.
  • Cuando llegues a casa, cambia de calzado y deja que esos zapatos se aireen.
  • No importa si el zapato es de buena calidad o calidad media, todos absorben el mal olor. De ahí que debamos mantener una buena limpieza de los mismos. Cepíllalos cada día, y en el interior, puedes utilizar un trapo húmedo con el mismo detergente con el que limpias la ropa. Friega bien eliminando machas y humedades.
  • Si en tu caso sueles sufrir de sudoración excesiva en la planta del pie, sería adecuado seguir el consejo que antes te hemos señalado: aplicar polvos de talco Pulvapies. Es un remedio sencillo que nos sirve de mucho en el día a día.