fbpx

 

Muchas veces por probarnos al apuro los zapatos terminamos con un nuevo par que es incómodo, de materiales inapropiados y que causan más problemas que el servicio para el cual fueron comprados. Y claro, una vez gastado el dinero que tanto trabajo nos costó reunir, no queda más que aguantar el sufrimiento y utilizarlos. Sin embargo, esto no es bueno para nuestros pies y por esta razón es mejor elegir con calma y sin apuros.

1. Lo primero que tienes que tener en cuenta es la forma de tu pie y el tipo de pisada (no elegirás el mismo zapato si tu pie es plano que si lo es cabo).

2. ¿Para qué quiero el zapato? Es fundamental que tengas presente la ocasión para la que necesitas el zapato. Si es para uso diario, estos deberán ser cómodos.

3. Época del año. Tenemos que adaptar nuestro calzado al clima.

4. ¡Atención a los materiales! No debes adquirir cualquier zapato, sino aquel que esté fabricado con materiales de primera calidad y que permitan transpirar al pie.

5. Suela. El tipo de suela más aconsejable es la anti deslizante, que favorece el agarre y evita peligrosos resbalones.

6. Flexibilidad. El zapato tiene que ser resistente, pero cómodo y flexible. Debe garantizar una sujeción firme del pie sin ser demasiado estrecho, especialmente en la punta.

7. Número adecuado. El calzado cómodo no debe apretarnos, molestarnos ni causar roces en ninguna parte del pie, de ser así no es el número ni el modelo adecuado. Siempre escoge zapatos tomando en cuenta tu pie y sus condiciones.

8. Siempre compra zapatos en la tarde, cuando el pie se encuentra más hinchado. De esta forma te aseguras que el calzado que adquieras es de tu talla y no te aprieta o molesta.

9. Tacón. Lo ideal es que el tacón sea ancho para asegurar una buena pisada y que su altura oscile entre los 2 y 4 centímetros. Si debes usar tacones más altos lo aconsejable es que no superen los 6 centímetros, y si los superan, que no los utilices por periodos extendidos de tiempo.

El saber comprar zapatos ayuda notablemente a evitar varios problemas posteriores. Recuerda que antes de ponértelos, es adecuado que utilices Pulvapies para mantenerlos frescos y secos.