fbpx

Desde hace algunos años el running llegó para quedarse a nuestro país. Cada vez existen más carreras a lo largo del año en las que participan atletas de toda índole, edad y condición física. La razón puede ser muy sencilla, no solamente hemos visto un importante cambio conductual en las personas respecto a llevar una vida saludable y active si no que, además, es una actividad que no requiere de presupuestos importantes para ser practicada y que brinda enormes beneficios a nivel físico y emocional.

cuidado-pies-correr-ecuador

Sin embargo, esto no quiere decir que no debamos tomar precauciones y cuidar nuestros pies para llegar a la meta que nos planteamos cada mañana.

Las ampollas, uñas negras, juanetes y callos son las lesiones más frecuentes en los corredores y en muchos de los casos se debe a un mal calzado. El cuidado de tus pies no sólo es fundamental para lograr una corrida eficiente  y sin dolor, sino también para prevenir este tipo de lesiones.

Los zapatos de running varían según la marca y el modelo, por lo que nunca debes asumir que tu talla es universal para cualquier zapatilla. Siempre debes probar el calzado con ambos pies antes de comprarlo. Átate los cordones bien fuerte y camina unos pasos o si te permiten haz un pequeño trote casi en el lugar.
Debes sentirlo cómodo pero no muy ajustado. Para comprobar si la talla es la correcta chequea que sobre un pulgar entre el final de tu dedo gordo del pie y la punta de la zapatilla. Tal vez te parezca que estás dejando demasiado espacio pero necesitas este lugar extra ya que tus pies se hinchan cuando corres debido al aumento de la circulación.
Para asegurarte de que los cordones no están demasiado apretados antes de atarlos contrae los dedos del pie hacia atrás y luego ata tus cordones. Cuando termines afloja tus dedos nuevamente. Esto permitirá que no te apriete de más la zapatilla ya que puede causar hormigueo y roce con la costura del calzado.

Cortar correctamente tus uñas, evitará que te lastimes la piel y te durarán más tus medias. Si están largas pueden lastimarte los otros dedos, dar lugar a infecciones y ampollas. Es una lesión muy fácil de prevenir pero muy dolorosa y difícil de curar.

Finalmente, no olvides aplicar Pulvapies antes de salir a correr y nuevamente al regresar después de bañarte.
¡Nos vemos en la meta!