fbpx

Los pies son partes cruciales de nuestro cuerpo. Soportan nuestro peso cuando estamos de pie y nos llevan adonde queremos ir. Es por eso que frecuentemente nos duelen. El dolor de pies se refiere a cualquier dolor o molestia en dedos, talones, arcos, plantas u otras partes del pie.

Se considera que al menos el 75% de la población sufrirá en algún momento de su vida dolor en los pies, y este, puede ser ocasionado por distintas razones que son importantes de conocer.

Causas

Estilo de vida

Una de las principales causas del dolor en los pies es el uso de calzado inapropiado. Los zapatos de tacón alto a menudo causan dolor, ya que se ejerce mucha presión sobre los dedos.

También puede tener dolor en el pie si se lastima durante un ejercicio de alto impacto o en una actividad deportiva, como correr o ejercicios aeróbicos intensos.

Problemas médicos comunes

Hay diversos problemas médicos estrechamente relacionados con el dolor en los pies.

Los pies son especialmente susceptibles al dolor causado por la artritis. Según American Podiatric Medical Association [Asociación Médica Estadounidense de Podología], en el pie hay 33 articulaciones que pueden verse afectadas por esta afección (APMA, 2012).

La diabetes también puede causar complicaciones y varias afecciones en los pies. Los diabéticos son más propensos a tener:

  •  úlceras o llagas en los pies
  •  lesiones nerviosas en los pies
  •  arterias obstruidas o endurecidas en piernas y pies

Usted también correrá un mayor riesgo de tener dolor en los pies si está excedido de peso o es obeso, está embarazada o tiene una lesión, como torcedura, fractura o tendinitis.

Otras posibles causas del dolor de pie son:

  •  callos
  •  neuropatía periférica (comúnmente causada por la diabetes)
  •  callosidades
  •  juanetes
  •  verrugas
  •  crecimiento interno de las uñas de los pies
  •  medicamentos que causan inflamación en los pies
  •  neuroma (formación o tumor de tejido nervioso)
  •  dedo del pie en martillo
  •  pie de atleta
  •  deformidad de Haglund
  •  enfermedad arterial periférica
  •  arco vencido (pies planos)
  •  fascitis plantar

Atención en el hogar

Sus opciones de tratamiento en el hogar dependerán del dolor y de su causa. Sin embargo, hay algunos consejos generales que pueden ayudar a aliviar la molestia. Por ejemplo:

  •  aplicarse hielo en el área afectada
  •  tomar analgésicos de venta sin receta
  •  usar almohadillas para pies para evitar la fricción con el área afectada
  •  mantener elevado el pie dolorido
  •  descansar el pie tanto como sea posible

Atención médica

Muchas personas que habitualmente tienen dolor en los pies saben qué lo desencadena y saben qué hacer. Sin embargo, hay algunas situaciones en las que lo mejor es consultar al médico tan pronto como sea posible.

Procúrese atención médica en las siguientes situaciones:

  •  el dolor aparece repentinamente y es intenso
  •  el dolor del pie se debe a una lesión reciente
  •  después de una lesión, no puede apoyar el pie
  •  le duele el pie y también tiene una afección que interfiere con el flujo de la sangre
  •  el área que causa el dolor tiene una herida abierta
  •  el área que causa el dolor está roja y/o inflamada
  •  también tiene fiebre