fbpx

Muchos pueden decir que los pies son la parte más importante del cuerpo humano. Son los que nos sostienen y a la vez, los que nos permiten ir de un lugar a otro. La naturaleza nos ha dotado con unos pies resistentes y fuertes, pero eso no quiere decir que no se resienten. Lo más común es tenerlos agrietados, con callos o con ampollas.
Lo cierto es que los pies necesitan mucha más atención de la que le ofrecemos periódicamente. Seguro primero pensarás en tu cabello luego en tu rostro y tercero en tus manos. Los pies quedarán en, por lo menos, un cuarto lugar.

El-cuidado-de-tus-pies

Para cuidar tus pies sigue estos consejos:

• Semanalmente realiza un baño caliente de pies, con sal gruesa durante media hora. No es un esfuerzo demasiado grande, puedes hacerlo mientras miras televisión. Esto hará que se vean más relajados y descansados, sobre todo si estás todo el día de pie o sentado en tu trabajo.

• Cada quince días realiza un baño de agua caliente unos minutos e inmediatamente uno de agua fría. Esta combinación hará que mejore la circulación de tus pies.

• Utiliza la piedra pómez cada vez que puedas. Se trata de un elemento vital para el cuidado de tus pies. Se trata de una roca volcánica de elevada porosidad y baja densidad que la puedes conseguir en cualquier tienda de belleza o en el supermercado. Después de la ducha o un baño caliente raspa delicadamente con esta piedra en las zonas donde se forman las durezas, sobre todo, en los talones.

• Masajea tus pies cada noche antes de acostarte con una crema hidratante . Esto hará que se relajen y evites las durezas. El masaje tiene que ser un movimientos circulares y un poco de presión.

Finalmente, no olvides cada mañana una vez que has secado bien tus pies, aplicar Pulvapies en las plantas y entre los dedos antes de ponerte las medias. Esto permitirá que sientas tus pies frescos, secos y desodorizados durante todo el día.