fbpx

 

 

En este extracto del Dr. Salvador Gíménez, compartimos con ustedes los cuidados para los pies en personas que padecen diabetes y que básicamente se dividen en dos grupos de riesgo:

Bajo riesgo, en personas jóvenes

Alto riesgo, en personas de edad avanzada y con otras complicaciones de salud como hipertensión, obesidad, deficiente capacidad visual etc.

Cuidados preventivos en pacientes con bajo riesgo de presentar pie diabético:

– Lavar los pies a diario con agua templada y jabón neutro, prestando especial atención al secado de los mismos, especialmente entre los dedos.

– Hacer hincapié en la hidratación de los pies, pero no en los espacios interdigitales donde podría producirse maceración. Evitar la sudoración excesiva con productos adecuados.

– Cortar las uñas semanalmente con mucho cuidado. Intentar hacerlo dejando  el borde recto y alineado con la parte superior del dedo. En caso de existir algún problema relacionado con las uñas se recomienda la consulta con el podólogo.

– Revisar los pies diariamente. Ante cualquier herida, lavar con agua y jabón y realizar un tratamiento antiséptico. Según la evolución de la lesión se aconseja la consulta médica.

– Utilizar calcetines y medias que favorezcan la circulación, de fibras naturales y transpirables.

– Escoger un calzado amplio, cómodo y adaptable a la forma del pie. Si se practica deporte también debe ser un calzado adecuado. No se recomienda nunca caminar descalzo (ni en casa) para prevenir las heridas.

– Consultar con el especialista cualquier deformidad del pie (dedos en martillo, garra, inadecuado apoyo plantar, juanetes, pie de atleta, …etc.)

Los cuidados preventivos en pacientes con alto riesgo de padecer pie diabético incluyen todos los consejos preventivos que hemos citado para los diabéticos de bajo riesgo y además:

– Extremar las precauciones en la temperatura del agua del lavado de los pies. Nunca debe ser superior a 37ºC. No se aconsejan las almohadillas eléctricas ni las bolsas de agua caliente para calentar los pies.

– Examinar el pie a diario. En pacientes con una deficiente capacidad visual, se recomienda la implicación de un cuidador o de una familiar para realizar esta labor preventiva.

– Evitar en el cuidado de las uñas instrumentos que pueden provocar lesiones como tijeras, alicates, cortauñas… Se aconseja utilizar lima de cartón. Del mismo modo no deben emplearse para tratar las hiperqueratosis del pie instrumentos cortantes como cortapieles, limas metálicas, gilette…Tampoco deben emplearse callicidas y desinfectantes fuertes que podrían producir una lesión.

– Consultar siempre con el médico en caso de producirse alguna herida o lesión.

– Poner especial atención a la hora de escoger calzado. El zapato se aconseja de piel flexible y suave, sin costuras interiores, con tacón ancho, que se amolde a la forma del pie. No se recomiendan los zapatos totalmente planos. El calzado debe comprarse por la tarde porque es el momento del día en el que los pies están más hinchados. Cuando son zapatos nuevos se recomienda utilizarlos durante dos semanas sólo dos horas al día. Se aconseja también utilizar al menos dos o tres pares de zapatos distintos durante el día.

Destacaremos que el seguimiento de estas medidas preventivas por parte del paciente diabético ha demostrado ser la herramienta más útil en la prevención de las complicaciones agudas y de amputaciones al nivel de extremidades inferiores.