Una de las piezas más importantes del equipo de entrenamiento son los zapatos, es la pieza principal para ayudarte a realizar un ejercicio de la manera más correcta posible. Todos estamos de acuerdo que cualquier problema en los pies dificulta completar el entrenamiento con comodidad. Tus rodillas, la columna vertebral, tu ritmo se ven afectados, provocando una reacción en cadena de inestabilidad y dolor a través de todo el cuerpo.

El cuerpo está compuesto por una unión de la cabeza hasta los pies, vinculando articulaciones, huesos y músculos, por lo tanto si hay algún fallo en una zona determinada, se pasará a todo el cuerpo.

En este caso, es hora de encontrar los zapatos perfectos para ti y sobretodo aquellos ideales para tu tipo de entrenamiento.

El uso adecuado de tus zapatos te proporcionará facilidad, seguridad y sobretodo comodidad. Por ejemplo, si sales a correr con zapatos para Cross Fit, sentirás inmediatamente que el impacto es fuerte en los pies al no contar con suficiente absorción. Molestias en las plantas de los pies pueden notarse rápidamente. De igual manera, hacer entrenamiento funcional con zapatos para correr, pueden ocasionar incluso torceduras de tobillo ya que estos están diseñados para ir hacia adelante y no a los lados.  Es importante tomar en serio la elección del zapato para tu tipo de entrenamiento.

Para Correr

Tu marcha se describe cómo se ejecuta y esto es lo que determina la forma con la que tu pie golpea el suelo. Si se ejecuta en el interior de tus pies, se dice que eres un pronador. Mientras que si se ejecuta en el exterior de los pies serás supinador. En el caso que no sea ninguno de los dos, estaremos hablando de que eres neutral .

El calzado para correr está diseñado para contrarrestar la pronación excesiva o la supinación excesiva, haciéndote correr de una manera más neutral. Para averiguar si eres pronador o supinador, sólo tienes que mirar los patrones de desgaste de tus viejas zapatillas. Una buena tienda de zapatos también sabrá detectar e identificar las características de tu pie.

Consejo: Elige tus zapatillas de deporte de acuerdo con tu modo de andar y el peso, deberás encontrar aquella que te proporcionen mayor rapidez con menor esfuerzo. Pero recuerda que los zapatos para correr comienzan a perder sus capacidades de apoyo y amortiguar golpes a medida que envejecen y deben ser reemplazados.

 

Entrenamiento Funcional

Un par de zapatos para correr pueden parecer a simple vista perfectos para las clases de ejercicio en grupo, pero no te olvides que los zapatos de correr no están diseñados para tener movimientos laterales que las clases de ejercicio en grupo a menudo implican. Las gruesas suelas de zapatos para correr, pueden ser un peligro de tropiezo cuando se mueve de lado a lado. Además, en los zapatos para correr, la colocación del material de absorción de choques está diseñado para aterrizar sobre el talón mientras que los que necesitas en las clases colectivas son zapatos que recojan el impacto del antepié.

Consejo: Si los ejercicio colectivos son lo suyo, busca zapatos que ofrecen soporte lateral, y que combinan la flexibilidad con el apoyo y la absorción de los golpes.

Levantamiento de Pesas

Si te dedicas a levantar pesos pesados, los zapatos que buscas tienen que conseguir una buena absorción. Si haces sentadillas, peso muerto, prensa lo único que te tiene que preocupar es que tus pies no se tambaleen.

Los zapatos apropiados de levantamiento de pesas simplemente tienen que ofrecer apoyo. Algunos tienen correas a través de la parte media del pie para mejorar aún más la estabilidad. El lado negativo, los zapatos de levantamiento de pesas no son realmente adecuados para cualquier otro tipo de actividad de entrenamiento por lo que deberás tener más de uno.

Si prácticas varios deportes y no es posible contar con zapatos específicos para cada uno de ellos, debes buscar zapatos “cross trainers” básicamente no son perfectos para ninguna actividad especializada pero pueden usarse para cualquier ejercicio esporádicamente. Si por ejemplo la actividad que más realizas es correr, por ejemplo, 4 días a la semana, te recomendamos enfáticamente que cuentes con zapatos adecuados para trotar.