fbpx

¿Las chancletas son malas para los pies?

¿Las chancletas son malas para los pies?

 

Las chanclas, chancletas, flip flops, ojotas, o hawaianas como se las conoce en varios puntos de latino america, son el calzado preferido en los meses de calor para mantener nuestros pies frescos. En Estados Unidos, se atribuye un porcentaje de alrededor del 78% de su población sobre los 21 años de edad, han tenido algún problema debido a este tipo de calzado veraniego.

Algunos de de los efectos negativos que se pueden adjudicar a las chancletas son los siguientes:

Lesiones

según los investigadores, son incapaces de amortiguar el impacto contra las superficies duras debido a la fina goma que posee su estructura.

“Nuestros pies están preparados para caminar por superficies naturales como la hierba o la arena, por lo que usar chanclas para andar sobre el asfalto puede causarnos varios problemas”, señala el estudio.

Al ser planas, pueden generan dolores en las rodillas, la espalda y la cadera.

De igual forma, para los médicos ortopedas de Escuela de Medicina Mount Sinai, en Estados Unidos, las sandalias ofrecen un respaldo al arco y una cobertura del pie limitadas que pueden generar lesiones en la persona que las usa.

Fascitis plantar

Su uso frecuente se relaciona con la fascitis plantar, una inflamación del tejido conectivo del pie.

Según la web de salud LiveScience, el uso de chancletas estira la fascia plantar causando inflamación, dolor, protuberancias y cansancio, sobre todo en personas con sobrepeso.

Los principales síntomas de la fascitis es el dolor y la rigidez en la parte interior del talón, la planta del pie también puede doler o arder cuando das los primeros pasos en la mañana o al subir escaleras.

Alteraciones en la manera de caminar

Las personas suelen arrugar los dedos para mantener el calzado en su sitio mientras que el talón queda totalmente levantado y sin apoyo.

cuando usamos chancletas, nuestros pasos son más cortos lo que ocasiona que nuestros talones choquen con el suelo de una forma irregular, lo que altera el ritmo natural de nuestro caminar.

Esto sucede porque la mayoría de las personas suelen tensar los dedos del pie para mantener mejor la sujeción de la sandalia y la presión de los dedos añade estrés a la zona del tobillo y a todo el pie en general.

Así que ya lo sabes, utiliza tus chanclas para ir a la piscina o a la playa pero si vas a caminar, es mejor que utilices otro tipo de calzado más acorde para tus pies.